Tanto si estás embarazada como si no y estás buscando un centro de pilates en Valencia, debes saber que si te gusta esta forma de tener tu cuerpo y tu mente activos, puedes seguir practicándola incluso con tus hijos.

No hace falta que estés recuperada al 100 % después del parto ni tendrás que buscar a alguien que cuide de tu bebé; poder realizar una actividad conjunta os unirá mucho más y podréis desconectar de la monotonía del hogar. Como bien sabes, este tipo de ejercicio aporta muchas ventajas tanto físicas como mentales, pero poder realizarlo junto a tu bebé también te aportará beneficios emocionales. Y no solamente a ti, sino que estimularás el crecimiento emocional, intelectual y motor de tu hijo.

En tu centro de pilates en Valencia te pueden asesorar sobre qué ejercicios son los ideales en cada caso para que puedas seguir practicándolos en casa. Si continuáis con esta disciplina, te darás cuenta del importante desarrollo en su imitación hacia los adultos, en sus habilidades sociales e incluso en la memoria y la curiosidad. Además, ten en cuenta que también será un buen momento para disfrutar el uno del otro.

En tus sesiones de pilates con tu bebé vigila no realizar movimientos bruscos, sujetarlo suavemente pero con firmeza y no alejarlo mucho de tu cuerpo, ya que si no podrá sentirse incómodo e inseguro. Si esto ocurre, cámbialo de posición y haz ejercicios con más contacto cuerpo a cuerpo.

Recuerda que también vas a poder realizar movimientos para reforzar el suelo pélvico, algo totalmente recomendable después de un parto, ya sea por cesárea o vaginal.

En nuestro Centro de Preparación al Parto Génesis podremos asesorarte en tus actividades antes, durante y después del parto, tanto si prefieres hacerlas sola como con tu bebé. Disponemos de salas para tus ejercicios junto a otras mamás.